Proyecciones al aire libre, una nueva forma de ver películas

En la actualidad, una actividad muy frecuente en las calles es acudir a proyecciones al aire libre. No existe nada más placentero que ver una buena película de acción o romance con brisa fresca y sin estar encerrado entre cuatro paredes, por lo que sin duda debes conocer esta nueva forma del cine.

Cine al aire libre

Para disfrutar de un cine al aire libre se requiere de un proyector digital o analógico, una pantalla de marco fijo y un buen sistema de sonido. Las zonas de proyecciones suelen ser amplia, de hecho con el paso de los años y gracias a la popularidad que recibió esta forma de ver películas, se fueron añadiendo espacios de juegos para niños, mesas de comida, campos de minigolf y carruseles.

Usualmente, este tipo de cine es de entrada gratuita y sirve para recaudar fondos para la caridad a través de la venta de golosinas, ropa, pequeños juguetes de recuerdo, entre otros. A menudo, son realizados por grupos de aficionados, por lo que para la organización se fija una fecha y el lugar donde todos deben reunirse, por ejemplo en parques, estacionamiento o terrazas.

El primer cine al aire libre se introdujo en Alemania, alrededor de 1916. Los espectadores se agruparon en una misma zona y se acomodaban en sillas de camping o en mantas. Posteriormente, algunos estrenos de Hollywood comenzaron a emplear esta forma para observar sus proyecciones, por lo que se vió la participación de personas famosas.

Un año más tarde apareció la época de los automóviles, lo que permitió que se inaugurara en México el “Theatre de Guadeloupe”, un cine al aire libre con disponibilidad para 40 vehículos y en donde los espectadores se estacionaban para presenciar la proyección.

Si bien, con el paso de los años esta forma de ver películas ya no se empleaba con la misma frecuencia, durante la pandemia del COVID-19 el cine al aire libre volvió a resurgir como una alternativa para pasar tiempo con amigos de manera segura, cumpliendo con el distanciamiento establecido por los gobiernos mundiales.

Cines al aire libre más grandes del mundo

En general, existen muchos cines al aire libre que se caracterizan por ser muy frecuentados anualmente, entre ellos está el Outdoor Cinema Food Fest en California y el Sunset Cinema en Australia, en donde puedes comprar un delicioso bocadillo y esperar hasta que comience la película.

Cada vez más festivales de veranos añaden proyecciones al aire libre para sus espectadores. Por ejemplo en la Plaza de San Marcos en Venecia y en las Sala Montjuic en Barcelona podrás disfrutar tirado sobre el césped o en una hamaca de una buena película de acción, horror, romance, clásica, entre otros.

También, se encuentran cines privados al aire libre organizados en fiestas en el jardín o en la piscina. Ente los lugares más inusuales para producir una película se destacan los techos de los rascacielos, las pantallas flotantes en los lagos y en los jacuzzis. Además, en países como Finlandia y Canadá se realizan proyecciones sobre superficies nevadas en invierno.

Ventajas de ver películas al aire libre

Independientemente de que desees montar tu propio cine en la terraza de tu hogar u organizar una actividad cultural con personas de tu comunidad en un estacionamiento, ver películas al aire libre siempre será una buena opción. Algunas de las ventajas de este tipo de proyecciones son:

  • Podrás disfrutar del aire libre y natural, sin estar encerrado entre cuatro paredes.
  • Sentirás mayor comodidad, ya que tienes la opción de llevar tu propia silla, manta, almohada, entre otros.
  • Gozarás de buena compañía y dispondrás de más cercanía para conocer a otras personas.
  • Liberarás el estrés y disfrutarás de una actividad diferente.
  • Será un momento perfecto para compartir junto con amigos y familiares.
  • No necesitarás gastar mucho dinero, pues es más económico que una sala de cine convencional.

Los 4 mejores directores de cine español

Las películas españolas siempre han sido bien recibidas a nivel internacional, pues le ofrecen a los espectadores un tobogán de emociones inolvidables. En gran parte, es gracias al trabajo de los talentosos directores de cine español, quienes buscan crear obras cinematográficas destacadas, fascinantes y de calidad.

¿Cuáles son los 4 directores de cine español más destacados?

Desde que se inventó el cine hasta la actualidad, España se ha caracterizado por contar con talentosos directores que han dirigido una amplia variedad de películas y series sensacionales. Hablar de los mejores es destacar a los cineastas con más premios otorgados por la calidad de sus cintas, la inmortalidad de sus obras y por el reconocimiento nacional e internacional.

Si bien, son los actores de reparto quienes se llevan usualmente el protagonismo, es necesario rendirles homenaje a los 4 cineastas más reconocidos de todos los tiempos, por lo que continuación descubrirás increíbles datos sobre ellos.

Pedro Almodóvar

Pedro Almodóvar Caballero nació el 25 de septiembre del año 1949 y desde muy joven se dedicó a estudiar hasta convertirse en un productor de cine, guionista, e influyente director español.

Pedro Almodóvar se convirtió en una figura con gran popularidad y relevancia fuera del país.

Su primer trabajo cinematográfico lo realizó en 1978, y desde entonces ha ido puliendo su escritura y desarrollando guiones cada vez más impresionantes, sofisticados y coloristas como es el caso del film Volver, en 2006. En general, el cine de Almodóvar suele representar una realidad cruda y marginal.

Entre sus fuentes de inspiración se encuentran aspectos como el humor negro, para crear historias cargadas de dramatismo y personajes cambiantes, los cuales terminan aceptando y perdonando sus pecados. Así sucede en su película La Mala Educación, que además obtuvo el premio a Mejor Producción en Lengua Extranjera.

Luis García Berlanga

Luis García Berlanga fue un director nacido el 12 de junio de 1921, que debutó en 1951 con la famosa película Esa Pareja Feliz, aunque entre sus cintas destacan trabajos como El Verdugo o Bienvenido Mister Marshall, buenas representaciones del cine clásico.

Su cine se caracterizaba por ser mordaz y por incluir ácidas situaciones sociales y políticas. En su primera etapa de director incluso burlaba la censura de la época con algunos diálogos no excesivamente explícitos pero fáciles de entender, como se ve en la película Los Jueves, Milagros.

Obtuvo premios internacionales en varios festivales por ejemplo en Cannes, Montreal y Karlovy Vary, donde fue elegido como uno de los cineastas más relevantes del mundo entero.

Álex de la Iglesia

Alejandro “Alex” de la Iglesia, es un director y guionista de cine en español nacido en 1965. Su debut en el medio cinematográfico fue gracias a su participación en el cortometraje Mamá, publicado en 1988, mientras que su primer trabajo individual fue en 1991, el cual llamó la atención de Pedro Almodóvar.

Posteriormente, Alex estrenó la película que lo consagraría como uno de los cineastas más relevantes del cine español, El Día de la Bestia en 1995. Esta obtuvo seis premios Goya, entre los que destacan el Premio al Mejor Director y Mejor Guión Original.

Juan Antonio Bayona

Juan Bayona nació en Barcelona, en el año 1975. Es un productor de cine español y autor de varias películas reconocidas en todo el como El orfanato 2007 y Un monstruo viene a verme 2016. Además fue elegido por Steven Spielberg para dirigir Jurassic World: El reino caído en 2018.

Sin embargo, el trabajo más importante lo llevó a cabo en 2010, una película llamada Lo imposible y basada en la experiencia catastrófica que vivió una familia como consecuencia del tsunami del Océano Indico que afectó a Indonesia en 2004. Fue estrenada en 2012 y gracias a las críticas positivas logró recaudar en su primera semana 8.6 millones de dólares.

Asimismo, fue nominada a los Oscar en la categoría Mejor Actriz y en los Goya por Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor Revelación.

Breve historia del cine

La historia del cine como espectáculo público inició el 28 de diciembre del año 1895, en París. Desde ese momento, ha experimentado una serie de cambios en varios sentidos, pasando por las obras mudas y en colores opacos dirigidas por los hermanos Lumière hasta las producciones digitales populares del siglo XXI.

Inicios del cine

Para capturar y reproducir movimientos se llegaron a utilizar todo tipo de mecanismos desarrollados a mediados del siglo XIX, tales como la cámara oscura, la linterna mágica y el fusil fotográfico. Inspirados en estos descubrimientos, los hermanos Lumière crearon el cinematógrafo, un aparato que permitía la toma y el copiado de imágenes para presentar un espectáculo.

De este modo, se llevó a cabo la primera presentación el 28 de diciembre de 1895 en París, la cual consistía en un conjunto de imágenes dedicas a los trabajadores de una fábrica de los mismos Lumière y las de un tren que se encontraba en la estación de La Ciotat. Ante esta proyección, los espectadores estaban nerviosos pero el resultado fue positivo, lo que permitió que el cine se popularizara.

Las funciones de las películas eran mayormente desarrolladas en forma de documental, hasta que lograron filmar la primera historia argumental titulada El Regador Regado.

En la primera década del siglo XX, surgieron varios estudios pequeños en Estados Unidos y en Europa, ya que en ese entonces estaban de moda las proyecciones de pocos minutos pero que contenían temas populares.

Si bien, las escenas eran mudas y solo se acompañabas con un piano, estas dieron lugar al desarrollo de la casi totalidad de los géneros cinematográficos, entre ellos destacaba la ciencia ficción, historias, románticas y de época. El más ausente fue la comedia musical, que no llegó a las pantallas hasta la aparición del cine sonoro.

También, en la misma época se produjeron las primeras grabaciones en torno a novelas y obras teatrales, las cuales llevan muchos años encabezando el mundo del cine.

Cine sonoro

El cine sonoro es aquel que incorpora ruidos en las películas y fue el que llegó a sustituir al mudo, el cual solo consistía en la unión de imágenes. Los primeros experimentos con sonido fueron desarrollados por Démeny, un físico francés que inventó la fotografía parlante, además se le atribuyó parte del crédito a Charles Pathé que combinó el fonógrafo y el cinematógrafo.

La primera película con sonido se llamó Fotodrama de la Creación, creada mediante una combinación de imágenes y videos en un discurso grabado. Fue visto aproximadamente por 8 millones de personas en un espacio gratuito.

En el año 1923 el ingeniero Lee de Forest, buscó la manera de crear un sistema sonoro que permitiera realizar una grabación directa y simultánea al vídeo, luego de muchos intentos logró la sincronización y amplificación del sonido, pues lo grababa encima de la misma película. De esta forma, se rodaron 18 cortos de 11 minutos para promover la técnica.

En 1927, Warner Bross incorporó su primera producción musical en una obra comercial titulada Don Juan y también en su película Old San Francisco. En esta, además, se utilizaron ruidos y efectos, aunque no fue tan exitosa como El cantante de jazz, considerado el mejor filme del año. Ante este éxito, todos los estudios montaron sus propias cintas sonoras y el cine mudo pasó a la historia.

Cine a color

Las primeras películas a color fueron estrenadas en el año 1901, mediante una técnica que consistía en rodar las escenas en blanco y negro, para después añadir filtros en colores azules, verdes y rojos hasta crear un metraje original. Luego, en 1916 apareció el procedimiento technicolor, el cual necesitaba una triple impresión fotográfica para incorporar más tonalidades.

La primera pieza audiovisual que se llevó a cabo con esta técnica fue el corto de Walt Disney titulado Flores y Arboles mientras que el primer largometraje fue la película La Feria de las Vanidades, estrenada en 1935. Posteriormente, el technicolor se extendió en todo el cine, introduciendo obras como El mago de Oz, Cantando bajo la lluvia y Blancanieves y los siete enanitos.

Cine clásico en Madrid

El cine clásico en Madrid se encuentra repleto de películas que lograron convertir experiencias humanas en un espectáculo narrativo audiovisual, en donde el público queda envuelto en la trama de forma sencilla y en espera de un buen desenlace. En la actualidad, se utiliza el mismo patrón de grabación en estas obras, con el fin de continuar creando piezas de arte auténticas y de calidad.

Definición de cine clásico

El término de cine clásico puede utilizarse en dos sentidos, primeramente para vincular a aquellas cinematografías que han sido calificadas como obras maestras según valores éticos, estéticos y técnicos. En segundo lugar, esta expresión hace referencia a las películas que poseen una temática y una estética común del año 1900 al 1960, las cuales disponen de rasgos convencionales y efectos genéricos.

En este segundo sentido, se relaciona el cine clásico con lo tradicional que respeta las ideologías que surgieron durante dicha época, por lo que habitualmente se emplean los mismos recursos para las grabaciones. En ellas se evita complemente incluir elementos rupturistas, a diferencia del independiente, el cual se presenta de forma mucho más individual.

Obras maestras del cine clásico español

Mostrar en imágenes las obras literarias más importantes de la época fue la alternativa que tuvo España para surgir en el mundo del cine clásico, por lo que con el paso del tiempo ya era común adaptar libros famosos. En este apartado debe hacerse referencia a la serie de películas de El Quijote, llevadas a la pantalla grande en varias ocasiones por cineastas nacionales y extranjeros.

La película clásica de mayor antigüedad es Don Quijote, lanzada en el año 1908. De las más restantes se destaca Don Quijote de la Mancha 1948, la parodia Don Quijote Cabalga de Nuevo y El Caballero Don Quijote.

Otra película importante es Mister Marshall, dirigida por Luis Berlanga junto con Lolita Sevilla y Manolo Morán como actores principales. El filme es una crítica cruda de la sociedad, la cual fue recibida con respeto por más de 25. 300 espectadores. Fue estrenada en 1953 en el Cine Callao de Madrid y reestrenada en 2002 en Guadalix de la Sierra, lugar donde además fue rodada.

También, se destaca la película Surcos, estrenada en Madrid 1951 y dirigida por José Antonio Nieves Conde. Fue considerada una de las obras cinematográficas más relevantes dentro del cine español clásico e incluso, fue merecedora de varios premios como Mejor Director, Mejor Guión y Mejores Actores de reparto.

Opciones para ver cine clásico en pantalla grande en Madrid, España

Si vives en Madrid y eres aficionado del cine clásico tienes la opción de verlo en pantalla grande en varios lugares sofisticados. Por ejemplo, en el Cine Doré puedes disfrutar de las obras españolas más populares de la década de 1900 así como algunas coreanas y polacas contemporáneas.

Por otro lado, en el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes ubicado en Madrid se proyectan todo tipo de cines, por ejemplo el reciente, alternativo, cortos y por supuesto, el clásico. Entre las obras que siempre se encuentran en cartelera destacan Plácido, Viridiana y Los Santos Inocentes.

En los Cines Renoir, los cuales colaboran con Quote-Along y con TCM, le ofrecen a los ciudadanos y extranjeros que viven en Madrid películas todas las semanas para recordar la época de 1900. Algunas de las más repetidas por su popularidad son El Gran Lebowski, Delitos y faltas, Las chicas de la Cruz Roja y Amanece, que no es poco.

Los Cines Conde Duque Santa Engracia y los Verdi presentan obras maestras cinematográficas, los títulos de las más taquilleras en ambos centros son Following, El mundo sigue, Trono de sangre, Una familia de Tokio, Ayer no termina nunca y La fortaleza escondida.