Breve historia del cine

La historia del cine como espectáculo público inició el 28 de diciembre del año 1895, en París. Desde ese momento, ha experimentado una serie de cambios en varios sentidos, pasando por las obras mudas y en colores opacos dirigidas por los hermanos Lumière hasta las producciones digitales populares del siglo XXI.

Inicios del cine

Para capturar y reproducir movimientos se llegaron a utilizar todo tipo de mecanismos desarrollados a mediados del siglo XIX, tales como la cámara oscura, la linterna mágica y el fusil fotográfico. Inspirados en estos descubrimientos, los hermanos Lumière crearon el cinematógrafo, un aparato que permitía la toma y el copiado de imágenes para presentar un espectáculo.

De este modo, se llevó a cabo la primera presentación el 28 de diciembre de 1895 en París, la cual consistía en un conjunto de imágenes dedicas a los trabajadores de una fábrica de los mismos Lumière y las de un tren que se encontraba en la estación de La Ciotat. Ante esta proyección, los espectadores estaban nerviosos pero el resultado fue positivo, lo que permitió que el cine se popularizara.

Las funciones de las películas eran mayormente desarrolladas en forma de documental, hasta que lograron filmar la primera historia argumental titulada El Regador Regado.

En la primera década del siglo XX, surgieron varios estudios pequeños en Estados Unidos y en Europa, ya que en ese entonces estaban de moda las proyecciones de pocos minutos pero que contenían temas populares.

Si bien, las escenas eran mudas y solo se acompañabas con un piano, estas dieron lugar al desarrollo de la casi totalidad de los géneros cinematográficos, entre ellos destacaba la ciencia ficción, historias, románticas y de época. El más ausente fue la comedia musical, que no llegó a las pantallas hasta la aparición del cine sonoro.

También, en la misma época se produjeron las primeras grabaciones en torno a novelas y obras teatrales, las cuales llevan muchos años encabezando el mundo del cine.

Cine sonoro

El cine sonoro es aquel que incorpora ruidos en las películas y fue el que llegó a sustituir al mudo, el cual solo consistía en la unión de imágenes. Los primeros experimentos con sonido fueron desarrollados por Démeny, un físico francés que inventó la fotografía parlante, además se le atribuyó parte del crédito a Charles Pathé que combinó el fonógrafo y el cinematógrafo.

La primera película con sonido se llamó Fotodrama de la Creación, creada mediante una combinación de imágenes y videos en un discurso grabado. Fue visto aproximadamente por 8 millones de personas en un espacio gratuito.

En el año 1923 el ingeniero Lee de Forest, buscó la manera de crear un sistema sonoro que permitiera realizar una grabación directa y simultánea al vídeo, luego de muchos intentos logró la sincronización y amplificación del sonido, pues lo grababa encima de la misma película. De esta forma, se rodaron 18 cortos de 11 minutos para promover la técnica.

En 1927, Warner Bross incorporó su primera producción musical en una obra comercial titulada Don Juan y también en su película Old San Francisco. En esta, además, se utilizaron ruidos y efectos, aunque no fue tan exitosa como El cantante de jazz, considerado el mejor filme del año. Ante este éxito, todos los estudios montaron sus propias cintas sonoras y el cine mudo pasó a la historia.

Cine a color

Las primeras películas a color fueron estrenadas en el año 1901, mediante una técnica que consistía en rodar las escenas en blanco y negro, para después añadir filtros en colores azules, verdes y rojos hasta crear un metraje original. Luego, en 1916 apareció el procedimiento technicolor, el cual necesitaba una triple impresión fotográfica para incorporar más tonalidades.

La primera pieza audiovisual que se llevó a cabo con esta técnica fue el corto de Walt Disney titulado Flores y Arboles mientras que el primer largometraje fue la película La Feria de las Vanidades, estrenada en 1935. Posteriormente, el technicolor se extendió en todo el cine, introduciendo obras como El mago de Oz, Cantando bajo la lluvia y Blancanieves y los siete enanitos.

Deja una respuesta