Seagram’s New York Hotel: El Apartamento
Seagram’s New York Hotel: El Apartamento

Miércoles 7 Marzo - 21:00 h   

?>
image movie

Sesión de Cine clásico americano at Cine Studio con Seagram’s con EL APARTAMENTO, de Billy Wilder (Proyección VOSE)

Una velada de Oscar en la que volver a disfrutar de un cóctel legendario: Jack Lemmon y Shirley MacLaine agitados por el inigualable Billy Wilder. Gran cine ganador de 5 premios Oscar, incluyendo mejor película, director y guion original.

Cine clásico americano en un hotel único para disfrutar del espíritu de Nueva York. 

La entrada incluye:

  • 1 cóctel Tom Collins y palomitas en Cine Estudio (contiguo a NH Collection Suecia).
  • 1 cóctel para consumir ese mismo día tras la película en nuestro Bar Clandestino dentro del hotel NH Collection Suecia.

Grandes edificios de oficinas, trabajo en cadena, comida precocinada, y precios de alquiler desorbitados. La globalización reina en 1959 en Nueva York. Hay que progresar a cualquier precio, aunque eso suponga convertir tu apartamento en la alocada casa de citas de tus superiores. O al menos eso es lo que piensa C.C. Baxter (Jack Lemmon) al tiempo que se va enamorando perdidamente de la adorable ascensorista de la empresa, Fran Kubelik (Shirley McLaine), sin saber que el corazón de la muchacha pertenece a otro hombre.

El gran maestro Billy Wilder nos presenta el sueño americano más agridulce. El Apartamento es tan divertida y adorable como descorazonadora y mordaz. Una gran obra maestra de la comedia donde sus dos protagonistas no pararán de luchar hasta encontrar el amor que les haga escapar definitivamente de sus dramáticas rutinas.

Alegre y triste, tierna y mordaz, realista y soñadora… probablemente, la gran obra maestra del autor de El Crepúsculo de los dioses y Con faldas y a lo loco.

Wilder en estado de gracia, entre hilarante y corrosivo; Lemmon, inconmensurable como ese gris oficinista que entrega su dignidad en forma de apartamento para que sus jefes lo usen como casa de citas amorosas y así escalar puestos en la empresa; y MacLaine como esa ascensorista, y amante de un alto cargo, con la que todos desearíamos encontrarnos en un elevador de camino a nuestro puesto de trabajo para darle la vuelta a nuestra tediosa jornada laboral… y, por extensión, a nuestra existencia.

X